Riesgos en Internet

Los peligros de la Red para los menores de edad


Deja un comentario

Menores y adultos cada vez más expuestos a ataques a sus «smartphones»

Según un estudio de la consultora The Cocktail Analysis, el 40% de los usuarios de móvil en España disponen de un teléfono inteligente. El problema con la extensión y progresiva mayor sofisticación de los teléfonos móviles inteligentes (smartphones) es que cuanto mayor es la complejidad, más vulnerable se vuelve un sistema y que a una mayor extensión, mayores alicientes para los ciberdelincuentes, puesto que en estos dispositivos los usuarios almacenan numerosos datos personales: desde cuentas de correo o contraseñas a datos bancarios.

Uno de los métodos más utilizados para vulnerar la información almacenada en dispositivos móviles son los ataques dirigidos a personas concretas, como altos directivos de empresas, personalidades o celebridades, con el objetivo de acceder a información confidencial. Estos ataques de ingeniería social, denominados whaling, son una variante del phishing en la que el atacante se dirige a una persona muy concreta en busca de datos precisos. Secretos empresariales o fotos privadas de famosos son algunos de los objetivos del whaling.

Según un informe realizado a mediados de 2011 por IBM los ataques de alto perfil a móviles van en aumento: se han triplicado en el último año. Por tanto, al igual que se protegen los ordenadores frente a ataques de malware y fraudes informáticos, los smartphones también deben protegerse.

En una encuesta realizada por INTECO y Orange sobre los hábitos de seguridad en el uso de los smartphones por parte de adolescentes y niños, demostraron ser uno de los grupos de usuarios más vulnerables frente a las tácticas de ingeniería social de los atacantes. El 17,8% de los menores declara haber sido objeto de perjuicio económico con el uso de su smartphone. Además, el 2% de los menores y el 2,3% de los adultos a cargo de estos reconocen que el smartphone del menor ha sido infectado con virus.

Según datos de la empresa de seguridad Symantec, tanto el iPhone como los teléfonos con Android cuentan con vulnerabilidades y una de las formas más comunes de acceder a ellos es a través de las conexiones y sincronizaciones con otros aparatos y redes, algo que se hace cada vez con más frecuencia. También se conoció hace unos meses que todos los iPhones guardan sin cifrar información sobre la posición aproximada del usuario (geolocalización).

Recomendaciones

Entre los consejos para mejorar la segurida de estos dispositivos figuraría el cifrado de los datos sensibles almacenados en el terminal, por medio de aplicaciones específicas.

Otra recomendación es usar contraseñas para acceder a ciertas aplicaciones, además de descargarlas solo de las tiendas oficiales. Es aconsejable revisar los permisos de acceso a datos e información que requiere cada una de las aplicaciones cuando se instala en el teléfono.

En caso de robo del terminal, una opción muy útil es realizar un borrado remoto, algo que ofrecen algunos dispositivos.

También es importante vigilar los lugares donde se conecta el dispositivo, ya que es habitual buscar redes wi-fi libres para acceder a Internet sin conocer si estas redes cuentan con mecanismos que eviten el espionaje de las comunicaciones realizadas. Una opción más segura es utilizar un servicio VPN para acceder a Internet.

Fuente: Eroski Consumer. Imagen: Wikimedia Commons.
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Anuncios


Deja un comentario

Un nuevo peligro surge de la combinación de las redes sociales y los móviles

Friends around meLa nueva red social móvil Friends Around Me ha creado una aplicación para iPhone y iPad que combina Facebook, Twitter, FourSquare y la mensajería instantánea. Se han comenzado inmediatamente a oír voces que alerta de los peligros que entraña esta combinación de funciones.

Esta mashup (combinación) de perfiles, imágenes y localizaciones aporta una información integral sobre los/las usuarios/as que se encuentran alrededor de uno/a, además de permitir chatear con ellos individualmente o en grupo. Una vez que se autoriza al terminal a difundir su ubicación vía GPS, el usuario está localizado en todo momento, lo que permite el seguimiento de la persona. Según advierten desde la fiscalía del distrito de Jefferson County, esto supone un riesgo evidente de acoso, secuestro o asalto sexual.

Además algunos de los perfiles más puntuados de dicha red acostumbran a publicar fotos insinuantes o semidesnudos. Dicha fiscalía alerta de que muchos de esos perfiles aparentan ser de menores de edad.

El propio web del servicio (creado por el ciberemprendedor ruso Egor Lavrov, que ha sido colaborador de campaña de Vladimir Putin, según informa la Wikipedia) anima a que se use con frases como “Open profiles for full access and no limits on who you can meet” (“Perfiles abiertos para un acceso completo y sin límites a quien puedas conocer/encontrarte”).

Friends Around Me es actualmente la 3ª aplicación de tipo social más descargada de la tienda online de iTunes y aumenta rápidamente su popularidad. Cada vez más aplicaciones de red social móvil están usando similares funciones de localización GPS, sin que muchos de los usuarios siquiera sean conscientes de ello. Los expertos aconsejan que los usuarios bloqueen ese tipo de aplicaciones para proteger su seguridad.

Fuente: KWGN

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank


Deja un comentario

La generación “Yo” que vive de su imagen en Internet

Algunos expertos denominan Generación Yo, S.L. a los jóvenes que viven principalmente en redes sociales diseñanen ellas su vida y sus relaciones virtuales como si de una empresa se tratara.

Hemos pasado de la generación PC, integrada por los actuales treintañeros que crecieron con el ordenador personal, a la generación IMers (Instant Message), “always on”, siempre conectados: jóvenes nacidos entre 1980 y 2000, formados en el uso de las nuevas tecnologías y abiertos al mundo gracias a internet.

Son los niños del pulgar, capaces de alternar un montón de dispositivos con los que chatean por Messenger al tiempo que hablan por el móvil y se bajan al iPod sus series favoritas en MP4; o con todo reunido en un solo artilugio: el iPhone o cualquier otro teléfono de tercera generación.

Las redes sociales como Tuenti, Facebook, My Space e incluso Twitter —con su limitación de 140 caracteres— están repletas de perfiles de adolescentes que cuentan su vida privada, retocan su personalidad con más facilidad que en la vida física, y gestionan sus contactos y amistades.

En ocasiones esa vida virtual emerge y modifica las reglas del mundo físico. Muchos profesores podrían hablar largo y tendido de los conflictos que genera en las relaciones entre alumnos la difusión de fotos y contenidos comprometidos y calumniosos. Además, muchas de esas informaciones se convierten en un trabajo de campo suculento para publicistas, hackers y extorsionadores.

Según Martin Thorborg, dueño y cofundador del servicio de filtros contra el correo indeseado Spamfighter, “se calcula que hasta un 40% de los nuevos perfiles de Facebook son falsos”. En todas las redes abundan las mentiras. “Casi siempre se utilizan esos perfiles para enviar emails con contenido spam o phishing a falsos amigos”, explica. Los spammers usan robots —llamados capchas— que rellenan la información de forma automática para hacerse pasar por humanos.

Las redes sociales tienen la ventaja de ofrecer chat, fotolog, vídeos, etc. en una única plataforma, respondiendo así a las ideas de “todo uno” y “do it yourself”: hazlo tú mismo. Son auténticas webs personales que aportan la sensación de autonomía y diferenciación al usuario, y todo con el mínimo esfuerzo.

Los sociólogos y psicólogos empiezan a detectar una serie de actitudes que manifiestan un cambio de comportamiento que tiene su origen en el auge de los reality shows y de la Web 2.0. Lo llaman “extimidad”, la necesidad de volcar al exterior el propio mundo interior para autoafirmarse y reconocerse. La cuestión es que ese reconocimiento no proviene del entorno familiar o amistoso, sino de la audiencia. No importa tanto quién seas sino qué se dice en la red de ti y cuántos amigos y contactos tienes.

La imagen que los jóvenes emiten a los demás es imprescindible para su definición. La regla es: si no se te conoce en internet, no existes. Ignasi Vendrell, de Best Relations, la consultora que ha acuñado el término Yo, S.L., explica: “Estamos ante un auténtico fenómeno tipo reality show en internet. Las redes sociales se han convertido en el ocio de lo social, equiparándose a los realities televisivos que permiten al usuario navegar en la vida de los demás. Una especie de Gran Hermano virtual, donde se mezcla el papel de concursante y espectador”.

Según la consultora, “se trata de una generación con un ego difícilmente saciable, muy segura de sí misma, asertiva, con alta autoestima y que no concibe el aburrimiento”.

Es probable que no exista en los jóvenes una voluntad expresa y calculadora de gestionar su apariencia con una finalidad empresarial –aunque el resultado sea éste–, y sí una actitud egocéntrica que en el fondo esconde una gran inseguridad típicamente adolescente.

Fuente: gaceta.es